top of page
  • davidCAI

Tribute to Andrés Eloy Blanco


The Center for Integrated Arts (CAI) in Los Angeles pays tribute to the poetic work of Andrés Eloy Blanco, the Venezuelan poet who left an indelible mark on Hispanic culture.


Andrés Eloy Blanco was one of the most important poets in Venezuela and in Spanish-American literature. His work ranges from popular poetry to social and political poetry, including humor and satire. His influence extends from the intellectual elite to popular imagery, and his verses are recited at parties, schools and public squares.


Homenaje a Andrés Eloy Blanco de CAI Project LA

How to talk about Lorca in Spain is to talk about Andrés Eloy Blanco in Venezuela. His popularity is comparable to that of the great Spanish poet, whom he deeply admired and with whom he shared a political commitment that marked his public life with prison and exile. But despite his vast literary and political legacy, it is in poetry that Andrés Eloy Blanco's mark has been indelibly etched in our collective consciousness.


Dear friends, today we celebrate with you his poetic work, which also has the wonderful coincidence of our language with that of Lorca! Health!


The Center for Integrated Arts, CAI, was born from the need to bring together in the city of Los Angeles artists from various disciplines who share the same language: Spanish.


With the collaboration of Maricruz Cummins, Lourdes Orueta, Mimi Lazo, Javier Gutiérrez Mañas, Amara Barroeta, Robert Avellanet, Carolina Rodríguez, Diego Álvarez, Luis Fernández and Kalinka Corbacho.


Production: Kalinka Corbacho.

Selection of poems: Mimi Lazo.

Address: Luis Fernandez.


Thanks to the work of the Spanish Embassy, the House of Spain and the Cervantes Institute, in a city like Los Angeles, our language has gone from being the language of the immigrant to being celebrated in all its dimension and cultural importance.


CAI Project LA is a non-profit cultural institution that promotes Hispanic art and culture in the United States.





PLEITO DE AMAR Y QUERER

Me muero por preguntarte

si es igual o es diferente

querer amar y si es cierto

que yo te amo y tú me quieres.

—Amar y querer se igualan

cuando se ponen parejos

el que quiere y el que ama.

—Pero es que no da lo mismo;

dicen que el querer se acaba

y el amar es infinito,

amar es hasta la muerte

y querer hasta el olvido.

—Dile al que te cuente historias

que el mundo es para querer

y amar es la misma cosa.

—Querer no es amar. Amando

hay tiempo de amarlo todo:

a Dios, al Esposo, al mundo,

tocar el borde y el fondo

y amar al hijo del Pueblo

como al hijo del Esposo.

—¿Querer es ser para uno

y amar es ser para todos?

—No; amar es amar y amar,

es como amar de dos modos:

a unos como hijos de Dios

y como a Dios, a uno solo.

—¿Amar y querer? Parece

que amar es lo que abotona

y querer lo que florece.

—Dicen que amar no hace daño

donde querer deja huella.

—Si querer es con la uña

donde amar es con la yema…

—Querer es lo del deseo

y amar es lo del servicio,

querer puebla los rincones,

amar puebla los caminos,

queriendo se tiene un gozo

y amando se tiene un hijo.

—Amar es con luz prendida,

querer, con luz apagada,

en amar hay más desfile

y en querer hay más batalla.

—Luego querer no es amar,

querer es guerra con guerra

y amar es guerra con paz…

—Querer no es lo que tú sientes;

querer no es lo que tú piensas;

tu querer de agua tranquila

ni bulle, ni arrastra piedras.

Querer no es esa apacible

ternura que no hace huella.

Querer es querer mil veces

en cada vez que se quiera.

Querer es tener la vida

repartida por igual

entre el amor que sentimos

y la plenitud de amar:

es no dormir por las noches,

es no ver de día el sol,

es amar, sin dejar sitio

ni para el amor de Dios:

es tener el corazón

entre las manos guardado

y si Ella pasa, sentir

que se nos abren las manos;

es tener un niño preso

y envejecido en la cuna;

querer es brasa, que vive

de la propia quemadura;

es no reír, porque hay algo

de lágrima en la sonrisa,

es no comer, porque sabe

a corazón la comida.

Es haber amanecido

sin habernos explicado

cómo, sin haber dormido,

pudimos haber soñado.

—Todo eso es querer y amar

y amar es más todavía,

porque amar es la alegría

de crearse y de crear.

Es algo como una idea

que inventa lo que se quiere,

porque al quererlo lo crea:

No hay un hombre que supere

a la versión que de ese hombre

da la mujer que lo quiere;

ni existe mujer tan bella,

ni existe mujer tan pura

como la que se figura

el hombre que piensa en ella.

Por eso, al estarte amando,

si con un amor te quiero

con otro te estoy creando

y tú, en el querer que sientas,

si con un querer me quieres

con otro querer me inventas.

Pero allí no se detiene

la creación del amor

e inventa un mundo mejor

para el que ni mundo tiene.

Y el amor se vuelve afán

de gritarle al pordiosero:

—Quiero y porque quiero, quiero

que nadie te quite el pan;

que nadie te quite el vino,

que no te duela en los pies

la limosna del camino;

que te alces, alzado y frío

el puño de tu derecho,

prestado en rabia a tu pecho

el amor que hay en el mío.

Del obrero y sus quereres

todo el rescoldo se vea

cuando haga la chimenea

suspirar a los talleres

y en la voz del campesino

vaya un poco de mi amor,

como de savia en la flor,

como de agua en el molino;

y así el amor es caricia

que se nos va de las manos

para servicios humanos

en comisión de justicia.

Amar es querer mejor

y si le pones medida

te resulta que el amor

es más ancho que la vida;

Amar es amar de suerte

que al ponerle medidor

te encuentras con que el amor

es más largo que la muerte

y en el querer lo estupendo

y en el amar lo profundo

es que algo le toque al mundo

de lo que estamos queriendo.


SILENCIO

Cuando tú te quedes muda,

cuando yo me quede ciego,

nos quedarán las manos

y el silencio.

Cuando tú te pongas vieja,

cuando yo me ponga viejo,

nos quedarán los labios

y el silencio.

Cuando tú te quedes muerta,

cuando yo me quede muerto,

tendrán que enterrarnos juntos

y en silencio;

y cuando tú resucites,

cuando yo viva de nuevo,

nos volveremos a amar

en silencio;

y cuando todo se acabe

por siempre en el universo,

será un silencio de amor

el silencio.

COPLAS DEL AMOR VIAJERO

Ya pasaste por mi casa,

a flor de ti la sonrisa...

Fuiste un ensueño de gasa;

fuiste una gasa en la brisa...

Te vi flotar en la bruma

que tu blancura aureola,

como un boceto de espuma

sobre un pedestal de ola.

Yo que he buscado el lucero

que a Belén lleve el camino,

preso por lazos de acero

al potro de mi destino

Pensé: -En sus brazos, con ella,

¡Romperé acero tus lazos!

¿Para qué quiere una estrella

quien tiene al cielo en los brazos?

Y tan cerca llegue a verte

que te rozaba mi dedo...

Tuve miedo de quererte

y ya es querer, tener miedo.

Ansiosos se han emboscado

en mis ojos, mis antojos,

y tú también me has besado

veinte veces con los ojos.

Y tu mano pasionaria,

aquella noche huyó en vano,

porque mi mano corsaria

fue gavilán de tu mano.


Y he sentido que temblaban

tus labios en el café,

cuando mis pies se angustiaban

acorralando tu pie...

Pero te vas, sin dejar

ni una huella en el camino...

Sombra azul que cruza el mar

la borra el azul marino

No sé si me olvidarás

ni si es amor este miedo;

yo sólo sé que te vas,

yo sólo se que me quedo.

Tal vez mañana, un mañana

remoto, traiga a tu lado,

con el sol, por tu ventana,

un rayo azul del pasado.

Releyendo viejas cosas

y evocando cosas idas,

entre amarillentas rosas

y epístolas desvaídas.

Encontrarás al acaso

estas coplas del camino,

como en el fondo de un vaso

roto una mancha de vino.

Al oído de una nieta

tu voz de abuela hablará:

-Son los versos de un poeta

que no sé si existe ya...

Ella dirá: -¿Cómo era?-

¿Cruzará ignotos países

y cual tu, sombra viajera,

tendrá los cabellos grises?


Yo, entre tanto, junto al mar,

esperaré tu venida

y en un eterno esperar

se me pasará la vida.

Vida traidora, por quien

todo este sueño se muere,

si no te hice ningún bien,

¿por qué tu mano me hiere?


Mi voz querrá ensordecer

al propio mar con su llanto:

¿por qué no la vuelvo a ver,

mi Dios, si la quiero tanto?

Y mi canción irá sola

hacia donde tú te pierdes...

donde ella pase, la ola

tendrá un dolor de aguas verdes...

No sé si me olvidarás

ni si es amor este miedo;

yo sólo sé que te vas,

yo sólo sé que me quedo.


Y que si te quise ayer,

hoy te siento más tirana

y si así crece el querer

¡Cómo te querré mañana!


GRACIAS

Gracias mujer; tú me quisiste un poco,

nunca soñé tener cuanto me diste,

siguiendo otra visión, estaba loco;

buscando otro placer, estaba triste…

En mi espejismo, nunca llegué a verte,

ni te sentí, ni te soñé siquiera;

pero así es el amor, como la muerte,

que cuando va a llegar, nadie la espera.

Buscaba otra mujer, y del follaje

surgiste tú, integral en mi vacío.

Así vamos, sedientos, en un viaje,

y en pleno viaje, nos detiene un río.

Toma un beso, otro beso, hasta con llanto

voy pagando el amor que te debía.

Gracias, mujer que me has querido tanto…

Pero no es esto lo que yo quería…

LOS HIJOS INFINITOS

Cuando se tiene un hijo,

se tiene al hijo de la casa y al de la calle entera,

se tiene al que cabalga en el cuadril de la mendiga

y al del coche que empuja la institutriz inglesa

y al niño gringo que carga la criolla

y al niño blanco que carga la negra

y al niño indio que carga la india

y al niño negro que carga la tierra.

Cuando se tiene un hijo, se tienen tantos niños

que la calle se llena

y la plaza y el puente

y el mercado y la iglesia

y es nuestro cualquier niño cuando cruza la calle

y el coche lo atropella

y cuando se asoma al balcón

y cuando se arrima a la alberca;

y cuando un niño grita, no sabemos

si lo nuestro es el grito o es el niño,

y si le sangran y se queja,

por el momento no sabríamos

si el ¡ay! es suyo o si la sangre es nuestra.

Cuando se tiene un hijo, es nuestro el niño

que acompaña a la ciega

y las Meninas y la misma enana

y el Príncipe de Francia y su Princesa

y el que tiene San Antonio en los brazos

y el que tiene la Coromoto en las piernas.

Cuando se tiene un hijo, toda risa nos cala,

todo llanto nos crispa, venga de donde venga.

Cuando se tiene un hijo, se tiene el mundo adentro

y el corazón afuera.

Y cuando se tienen dos hijos…

…se tienen todos los hijos de la tierra,

los millones de hijos con que las tierras lloran,

con que las madres ríen, con que los mundos sueñan,

los que Paul Fort quería con las manos unidas

para que el mundo fuera la canción de una rueda,

los que el Hombre de Estado, que tiene un lindo niño,

quiere con Dios adentro y las tripas afuera,

los que escaparon de Herodes para caer en Hiroshima

entreabiertos los ojos, como los niños de la guerra,

porque basta para que salga toda la luz de un niño

una rendija china o una mirada japonesa.

Cuando se tienen dos hijos

se tiene todo el miedo del planeta,

todo el miedo a los hombres luminosos

que quieren asesinar la luz y arriar las velas

y ensangrentar las pelotas de goma

y zambullir en llanto ferrocarriles de cuerda.

Cuando se tienen dos hijos

se tiene la alegría y el ¡ay! del mundo en dos cabezas,

toda la angustia y toda la esperanza,

la luz y el llanto, a ver cuál es el que nos llega,

si el modo de llorar del universo

O el modo de alumbrar de las estrellas.

PALABREO DE LA LOCA LUZ CARABALLO

De Chachopo a Apartadero

caminas, Luz Caraballo,

con violeticas de mayo,

con carneritos de enero;

inviernos del ventisquero,

farallón de los veranos,

con fríos cordilleranos,

con riscos y ajetreos,

se te van poniendo feos

los deditos de tus manos.

La cumbre te circunscribe

al sólo aliento del nombre,

lo que te queda del hombre

que quién sabe dónde vive:

cinco años que no te escribe,

diez años que no lo ves,

y entre golpes y traspiés,

persiguiendo tus ovejos,

se te van poniendo viejos

los deditos de tus pies.

El hambre lleva en sus cachos

algodón de tus corderos,

tu ilusión cuenta sombreros

mientras tú cuentas muchachos;

una hembra y cuatro machos,

subida, bajada y brinco,

y cuando pide tu ahínco

frailejón para olvidarte

la angustia se te reparte:

uno, dos, tres, cuatro, cinco.

Tu hija está en un serrallo,

dos hijos se te murieron,

los otros dos se te fueron

detrás de un hombre a caballo.

“La loca Luz Caraballo”

dice el decreto del Juez,

porque te encontró una vez,

sin hijos y sin carneros,

contandito los luceros:

...seis, siete, ocho, nueve, diez...

REGRESO AL MAR

Siempre es el mar donde mejor se quiere,

fue siempre el mar donde mejor te quise;

al amor, como al mar, no hay quien lo alise

ni al mar, como al amor, quien lo modere.

No hay quien como la mar familiarice

ni quien con la ola persevere,

ni el que más diga en lo que vive y muere

nos dice más de lo que el mar nos dice.

Vamos de nuevo al mar; quiero encontrarte

la hora más azul para besarte

y el lugar más allá para quererte,

donde el agua es al par agua y abismo,

en la alta mar, en donde el aire mismo

se da un aire al amor y otro a la muerte.

CANTO DE LOS HIJOS EN MARCHA

Madre, si me matan,

que no venga el hombre de las sillas negras;

que no vengan todos a pasar la noche

rumiando pesares, mientras tú me lloras;

que no esté la sala con los cuatro cirios

y yo en una urna, mirando hacia arriba;

que no estén las mesas llenas de remedios,

que no esté el pañuelo cubriéndome el rostro,

que no venga el mozo con la tarjetera,

ni cuelguen las flores de los candelabros

ni estén mis hermanas llorando en la sala,

ni estés tú sentada, con tu ropa nueva.

Madre, si me matan,

que no venga el hombre de las sillas negras.

Lléname la casa de hombres y mujeres

que cuenten el último amor de su vida;

que ardan en la sala flores impetuosas,

que en dos grandes copas quemen melaleuca,

que toquen violines el sueño de Schuman;

los frascos rebosen de vino y perfumes;

que me miren todos, que se digan todos

que tengo una cara de soldado muerto.

Lléname la casa

de flores regaladas, como en una selva.

Déjame en tu cuarto, cerca de tu cama;

con mis cuatro hermanas, hagamos consejo;

tenme de la mano, tenme de los labios,

como aquella noche de mi padre muerto,

y al cabo, dormidos iremos quedando,

uno con su muerte y otro con su sueño.

Madre, si me matan,

que no venga el coche para los entierros,

con sus dos caballos gordos y pesados,

como de levita, como del Gobierno.

Que si traen caballos, traigan dos potrillos

finos de cabeza, delgados de remos,

que vayan saltando con claros relinchos,

como si apostaran cuál llega primero.

Que parezca, madre,

que voy a salirme de la caja negra

y a saltar al lomo del mejor caballo

y a volver al fuego.

Madre, si me matan,

que no venga el coche para los entierros.

Madre, si me matan,

y muero en los bosques o en mitad del llano,

pide a los soldados que te den tu muerto;

que los labradores y las labradoras

y tú y mis hermanas, derramando flores,

hasta un pueblo manso se lleven mi cuerpo;

que con unos juncos hagan angarillas,

que pongan mastranto y hojas y cayenas

y que así me lleven hasta un cementerio

con cerca de alambres y enredaderas.

Y cuando pasen los años

tráeme a mi pedazo, junto al padre muerto

y allí, que me pongan donde a ti te pongan,

en tu misma fosa y a tu lado izquierdo.

Madre, si me matan,

pide a los soldados que te den tu muerto.

Madre, si me matan, no me entierres todo,

de la herida abierta sácame una gota,

de la honda melena sácame una trenza;

cuando tengas frío, quémate en mi brasa;

cuando no respires, suelta mi tormenta.

Madre, si me matan, no me entierres todo.

Madre, si me matan,

ábreme la herida, ciérrame los ojos

y tráeme un pobre hombre de algún pobre pueblo

y esa pobre mano por la que me matan,

pónmela en la herida por la que me muero.

Llora en un pañuelo que no tenga encajes;

ponme tu pañuelo

bajo la cabeza, triste todavía

por la despedida del último sueño,

bajo la cabeza como casa sola,

densa de un perfume de inquilino muerto.

Si vienen mujeres, diles, sin sollozos:

- ¡Si hablara, qué lindas cosas te diría!

Ábreme la herida, ciérrame los ojos…

Y una palabra: JUSTICIA

escriban sobre la tumba

Y un domingo, con sol afuera,

vengan la Madre y las Hermanas

y sonrían a la hermosa tumba

con nardos, violetas y helechos de agua

y hombres y mujeres del pueblo cercano

que digan mi nombre como de su casa

y alcen a los cielos cantos de victoria,

Madre, si me matan.


LA RENUNCIA

He renunciado a ti. No era posible

Fueron vapores de la fantasía;

son ficciones que a veces dan a lo inaccesible

una proximidad de lejanía.

Yo me quedé mirando cómo el río se iba

poniendo encinta de la estrella...

hundí mis manos locas hacia ella

y supe que la estrella estaba arriba...

He renunciado a ti, serenamente,

como renuncia a Dios el delincuente;

he renunciado a ti como el mendigo

que no se deja ver del viejo amigo;

Como el que ve partir grandes navíos

como rumbo hacia imposibles y ansiados continentes;

como el perro que apaga sus amorosos brÍos

cuando hay un perro grande que le enseña los dientes;

Como el marino que renuncia al puerto

y el buque errante que renuncia al faro

y como el ciego junto al libro abierto

y el niño pobre ante el juguete caro.

He renunciado a ti, como renuncia el loco a la palabra que

su boca pronuncia;

como esos granujillas otoñales,

con los ojos estáticos y las manos vacías,

que empañan su renuncia, soplando los cristales en los

escaparates de las confiterías...

He renunciado a ti, y a cada instante

renunciamos un poco de lo que antes quisimos

y al final, !cuantas veces el anhelo menguante

pide un pedazo de lo que antes fuimos!

Yo voy hacia mi propio nivel. Ya estoy tranquilo.

Cuando renuncie a todo, seré mi propio dueño;

desbaratando encajes regresaré hasta el hilo.

La renuncia es el viaje de regreso del sueño...

ANGELITOS NEGROS

¡Ah mundo! La Negra Juana,

¡la mano que le pasó!

Se le murió su negrito,

sí señor.

—Ay, compadrito del alma,

¡tan sano que estaba el negro!

Yo no le acataba el pliegue,

yo no le acataba el hueso;

como yo me enflaquecía,

lo medía con mi cuerpo,

se me iba poniendo flaco

como yo me iba poniendo.

Se me murió mi negrito;

Dios lo tendrá dispuesto;

ya lo tendrá colocao

como angelito del Cielo.

—Desengáñese, comadre,

que no hay angelitos negros.

Pintor de santos de alcoba,

pintor sin tierra en el pecho,

que cuando pintas tus santos

no te acuerdas de tu pueblo,

que cuando pintas tus Vírgenes

pintas angelitos bellos,

pero nunca te acordaste

de pintar un ángel negro.

Pintor nacido en mi tierra,

Con el pincel extranjero,

Pintor que sigues el rumbo,

De tantos pintores viejos,

Aunque la virgen sea blanca,

Píntame angelitos negros,

Que también se van al cielo,

Todos los negritos buenos…

No hay pintor que pintara

angelitos de mi pueblo.

Yo quiero angelitos blancos

con angelitos morenos.

Ángel de buena familia

no basta para mi cielo.


Si queda un pintor de santos,

si queda un pintor de cielos,

que haga el cielo de mi tierra,

con los tonos de mi pueblo,

con su ángel de perla fina,

con su ángel de medio pelo,

con sus ángeles catires,

con sus ángeles morenos,

con sus angelitos blancos,

con sus angelitos indios,

con sus angelitos negros,

que vayan comiendo mango

por las barriadas del cielo.


Pintor, si pintas con amor,

¿Por qué desprecias mi color?

Si sabes que en el cielo

También nos quiere Dios…

Si al cielo voy algún día,

tengo que hallarte en el cielo,

angelitico del diablo,

serafín cucurusero.

Si sabes pintar tu tierra,

así has de pintar tu cielo,

con su sol que tuesta blancos,

con su sol que suda negros,

porque para eso lo tienes

calientito y de los buenos.

Aunque la Virgen sea blanca,

píntame angelitos negros.

Pintor, si pintas con amor,

¿Por qué desprecias mi color?

Si sabes que en el cielo

También nos quiere Dios…

No hay una iglesia de rumbo,

no hay una iglesia de pueblo,

donde hayan dejado entrar

al cuadro angelitos negros.

Y entonces, ¿adónde van,

angelitos de mi pueblo,

zamuritos de Guaribe,

torditos de Barlovento?

Pintor de santos de alcoba,

Si tienes alma en el cuerpo

Por qué al pintar en tus cuadros

Te olvidaste de los negros…

Pintor que pintas tu tierra,

si quieres pintar tu cielo,

cuando pintas angelitos

acuérdate de tu pueblo

y al lado del ángel rubio

y junto al ángel trigueño,

aunque la Virgen sea blanca,

píntame angelitos negros.

Siempre que pintas iglesias

Pintas angelitos bellos,

Pero nunca te acordaste…

¡De pintar un ángel negro!

3 views0 comments

Comentarios

Obtuvo 0 de 5 estrellas.
Aún no hay calificaciones

Agrega una calificación
bottom of page